miércoles, 25 de mayo de 2011

capitulo 16



Pippa mira con el rostro desencajado a Enrique:
--¿es una broma no?
Enrique le sonríe con cara de degenerado:
--claro que no. Hablo muy en serio. Además no te hagas la que no quieres, sé que te gusto y que estás deseando que te haga el amor, yo sólo te facilito las cosas. Yo cumplo tus sueños y además no permito que lo hagas de gratis. Sé que te habrás regalado a muchos pero yo no pretendo que trabajes de gratis.
Pippa está furiosa, se levanta y le lanza una copa de vino en los pantalones.
--¡¡estás loca¡¡ --grita él.
--¡¡tú eres un cerdo¡¡
--¡A caso no sabes con quien estás tratando?¡¡¡
A Pippa le duele mucho descubrir que ese chico que ella siente como un príncipe azul sin sospechar que en realidad se trata de un rey:
--¡sí, claro que sí¡¡¡¡eres un depravado, un pervertido y un frustrado que tiene que recurrir al acoso sexual para tener sexo porque eres un fracaso y ninguna tipa se te regalaría porqué sí¡¡
Un camarero les pide que no hagan un escándalo, a Enrique le duele que la gente ría del comentario de Pippa:
--¡¡todas las mujeres se vuelven locas por mi. He tenido miles de amantes¡¡
Con mucha ironía Pippa dice:
--¡¡si ya, por eso has hecho que me despidan de mi trabajo y me quieres forzar a ser tuya¡
Enrique no soporta que Pippa lo esté humillando. La agarra del brazo:
--no me vas a poner en ridículo delante de todos. Nos vamos.
--¡¡yo no me voy contigo¡¡
--¡¡claro que sí¡¡
Enrique la lleva casi arrastras hacia el exterior del restaurante.
--¡¡socorro. Me quieren violar¡¡ayúdenme¡¡ --pide a la gente a pesar que tanto Enrique como los camareros le suplican que se calle.
--Yo no te voy a hacer nada que tú no quieras.
Enrique habla más tranquilo porque no quiere quedar más en ridículo pero Pippa está furiosa y no se lo calla:
--¡¡ya lo está haciendo. Yo no me quiero ir con un tipo que debe hacer tanto tiempo que no está con una mujer que necesita hacerle chantaje¡¡¡¡¡¿o eres virgen?
Al guapo príncipe lo que más le duele es que la gente pueda creer en las palabras de la alterada chica:
--¡¡yo soy muy macho¡¡
--¡¡eso no te lo crees ni tú¡¡
--¡¡yo he estado con miles de chicas aunque claro tú seguro que has estado con más hombres que yo con mujeres, estás demasiado usada y eso que yo me tenido mucho sexo pero se nota que menos que tú que tienes cara de ser una gran experta¡¡
--¿¿¡me estás llamando puta?¡¡
Ella está muy alterada y él le sonríe:
--si, precisamente. Eso es lo que eres.
Pippa trata de bofetearlo pero él no se lo permite:
--¡¡a mi ninguna mujerzuela me pega¡¡
--¡¡ni a mi ningún galán de cuarta me fuerza a hacer algo que no deseo hacer¡¡
Enrique está muy excitado, le gusta el rechazo de la joven. Eso despierta aún más el interés de él en ella:
--¿qué no?
Y la besa a la fuerza pero ella le muerde el labio. Él grita, se da cuenta que está sangrando.
--¡¡eres una salvaje pero yo te voy a domar y va a ser un placer para los dos¡¡ --dice mirándose la sangre que ha tocado con la mano.
--¡¡no te me acerques o no respondo¡¡
--Yo sé que quieres lo contrario de lo que dices.--dice él con cara de degenerado.
--¡¡te lo advierto¡¡
Y ella lo amenaza y él se ríe.
--venga no me vas a decir que soy el primero? Vas a ser mía, así que no pierdas tu tiempo.
Y ella que se había sentido fascinada por él le duele descubrir a un chico demasiado interesado en el sexo y que cree que todo el mundo le pertenece.
--¿a caso te crees que puedes hacer lo que quieres con las mujeres.?¿piensas que todas las mujeres te pertenecen?
--no solo las bonitas --dice con ironía.
Y la estrecha contra su cuerpo y ella vibra. Él la siente temblar y él en realidad también siente unas cosquillas desconocidas hasta entonces. Es un sentimiento tierno que se niega a escuchar y se rige como siempre sólo por sus hormonas.
--yo sé que me deseas. Lo siento. No te castigues. Lo vas a gozar mucho. Yo te garantizo que nunca un hombre te habrá hecho gozar en la cama como yo.
Y aunque le gusta y lo desea ella siente repulsión por el comportamiento de él y le da un buen rodillazo en los genitales.
--¡¡te lo advertí, cerdo¡¡
Y ella se va mientras él se queda en la acera retorciéndose del dolor y la rabia.

Pippa corre hasta llegar a su casa. Se alegra al darse cuenta que Aurelio no está. No quiere que él la vea así. No deja de pensar en Enrique, en su rostro, en su trasero. En sus labios. Se acaricia el labio. A ella le gustó el beso:
--lastima que sea un patán.
Sonríe enamorado.
--¿¿qué es lo que me está pasando?¿qué?
No puede sacarse de la mente a Enrique y eso la preocupa, la hace sentir mal. Le duele pensar que está engañando a su pareja. Mira la foto de ella y Aurelio en sus momentos más felices.
--¿qué es lo que me ha pasado? Aurelio ha sido el único hombre de mi vida y yo pensé que era el único. Yo pensé que esto que sentía por él era amor.
Sonríe enamorando pensando en Enrique:
--¿a quien quiero engañar? En el fondo siempre tuve la esperanza de encontrar el amor. el verdadero amor. Ese amor que te llena por dentro, que te hace vibrar como me hace vibrar él.
Y aunque suspira por ese guapo chico le da miedo pensar que ese pueda ser el verdadero amor.

Mientras Enrique sale de la ducha. No puede evitar recordar con furia su encuentro con Pippa. Aunque también es cierto que pensar en ella le enciende la sangre.
--¡¡me humilló, me humilló como nadie¡¡¡y las va a pagar. Claro que sí¡¡
No quiere reconocer que ese muchacha le gusta:
--¡¡a mi ninguna mujerzuela vulgar me humilla¡¡¡ ¡la voy a hacer mía. Le haré el amor y después la haré sentir la peor de las putas¡¡¡ ¡¡No sólo le tiraré dinero a la cara sino que me encargaré que todo el mundo sepa que se me vendió, que ejerce la prostitución¡¡
Hay mucha rabia en la mirada del guapo rey.

Mientras en Catonia, Obdulia llega al palacio y en la puerta se topa con Alexander. Él le cede el paso muy galantemente. Ella se queda en la puerta del palacio y lo ve ir con unos jeans ajustado que le hacen un trasero muy atractivo y la princesa babea por él. Corre hacía él.
--¡¡Alexander¡¡
El guapo irlandés se sorprende por el exceso de confianza:
--¿necesita algo?
De cerca el hombre aún es más atractivo y la madre de Guillermo no disimula lo mucho que le gusta:
-¿donde vas? te llevo?
--¿no entraba?
--si, pero prefiero irme contigo. ¿nos vamos juntos?
Alexander está muy sorprendido por el interés que la princesa tiene en él:
--No. tengo mi moto.
--¿y dime que hace un guapo como tú con una mujer tan amargada como Raquel?
Ella le coquetea y él se ríe y se va. Ella loca por su trasero. Hacía años que un hombre no le hacia sentir eso y le gusta.
--ya se me estaba poniendo cara de amargada. la ausencia de sexo me está matando y con un hombre como ese. ¡¡por un hombre así una se olvida de todo¡¡
--¡¡Obdulia¡¡¡
Es Raquel la que se le enfrenta, se ha dado cuenta del interés de la mujer por su amante y eso la enfurece. Obdulia no entiende lo que defiende su cuñada que lo mira como una fiera.

Más tarde, Enrique ha vuelto al bar en el que trabajó Pippa. Pregunta por ella, paga una fuerte cantidad de dinero para que le digan dónde vive pero antes que le puedan decir algo Aurelio se le acerca:
--¡¡Así que tú eres el que molestas a mi mujer¡¡
Enrique mira con desprecio a Aurelio:
--mira don nadie. No sé de qué me hablas.
--Pues a ver si esto te refresca la memoria¡¡
Aurelio le da un puñetazo y sin preguntar Enrique lo tumba de otro:
--¡¡defiéndete basura¡¡
Aunque los camareros lo quieren separar, Enrique les tira el dinero que tenía para pagar por la dirección a cambio de lo que vayan a romper. Los dos hombres se miran con odio:
--¡¡basura es el hombre que hace que despidan a una mujer para obligarla a acostarse con ella¡¡
--¿¿Pippa es tu esposa??
--¡¡Sí, y te voy a enseñar a respetar a las mujeres y en especial a una que ya tiene marido, imbécil¡¡
y Aurelio lo golpea con furia y Enrique se defiende y lo mata a golpes. Le desespera saber que esa mujer que ha conocido ya pertenece a otro hombre y calma su rabia golpeando sin piedad a Aurelio. La pelea es atroz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario