miércoles, 25 de mayo de 2011

capitulo 38







Raquel y Alexander están desnudos frente a la cámara de Guillermo y sin saberlo descubriendo sus planes. Alexander toma en sus brazos la falsa barriga de Raquel. La reina se ríe:
--te ves hermoso de papá. Así desnudo siempre te ves hermoso.
Alexander tira al suelo la falsa barriga de la reina. Caen a la cama.
--¿y ya te has acostado con esa cualquiera de Majú como te ordené?
Los dos hablan mientras se acarician sus cuerpos.
--creí que sólo me querías para ti. Por eso mataste a Obdulia.
--sí yo la maté por eso y también la mataré a la estúpida esa de Majú después que le robemos a su hijo. Esa modelucha creía que podía ser reina y es una basura.
--tu marido se debe estar retorciéndose en su tumba al pensar que tu amante se acueste con su amante.
--eso me encanta.
Los dos ríen y se besan.
--la culpa la tuvo él. me iba a dejar por esa modelo.
--y por eso tú lo mataste.
A la pareja le encanta repasar sus crímenes mientras fornican. Lo saben todo el uno del otro. No imaginan que todo lo que hace y dicen está quedando grabado.
--el muy estúpido no imaginó que su bastardo me haría reina. Y todo gracias a su hijo Enrique.
--el muy imbécil. ¿cómo un hombre puede ser tan tonto?
--y bien tonto. Me he quedado con las ganas de acostarme con él. No me gustaría matarlo sin haberle hecho el amor.
--pues lo mejor será que no te haga el amor.
Los dos ríen, se besan, jadean. Hablan.
--pues lo mataré igual. Yo soy como tú, te habrías podrido en una cárcel por matar a todas esas mujeres que te rechazaron si no hubiera sido por mí.
--y bien que lo has disfrutado.
Raquel le clava las uñas en la espalda haciéndolo sangre, él se clava en ella con profundidad.
--ese niñato no sabe lo que se ha perdido contigo.
--es que Enrique será tonto pero está de bueno.
--No más que yo.
Los dos jadean, se desean. Se aferran el uno al otro.
--tú eres un hombre. Mi macho y Enrique es un pobre niño que no sabe nada de la vida. Mira que creer que me pudo violar. ¡Jamás un hombre me violaría y menos él¡
--si Enrique supiera que se cayó de borracho y todo te lo inventaste.
--nunca lo sabrán.
Y la cámara de Guillermo no sólo capta los juegos sexuales de la pareja sino toda su confesión.





El entierro de Obdulia es multitudinario. Lo presiden Enrique y la reina. Guillermo está detrás del féretro de su madre, Rósula tomada de su mano. No se dicen nada pero Guillermo le agradece su apoyo. Mientras Emilio entra en los aposentos de la reina y sin ningún tipo de problema saca la cámara de Guillermo. Cuando llega del entierro, Emilio ya espera a Guillermo en el palacio de la princesa.
--esto es tuyo. Ha grabado todo la noche.
Guillermo besa el video.
--no sé cómo darte las gracias.
Emilio lo mira triste:
--no buscándome más.
Emilio se va, Guillermo lo mira con compasión. Luego mira lo que se ha grabado. No esperaba que fuera tan impactante. Llama a Enrique:
--primo, ven a mi casa. ha pasado algo muy grave.
Enrique no se hace esperar:
--¿qué ocurre?
--tienes que ver esto.
Enrique no entiende nada. No da crédito a lo que oye. Todo su mundo se le viene encima al darse cuenta del gran daño de Raquel. Él mismo es el que denuncia a la reina. Raquel y Alexander están fornicando cuando la policía los rodea y los apresa antes que puedan decir algo.
--¡¡esto es un atropello¡¡¿¿qué pasa?
Enrique agarra la falsa barriga de Raquel que está en el piso y le dice:
--¡¡eres una perra¡¡¡ya lo sabemos todo¡
Raquel no se da por vencida:
--¡¡sí, mentí pero eso no les da derecho a detenerme¡
Guillermo es el que dice:
--ayer metí una video cámara aquí. Se grabó todo lo que decías.
Alexander va con la cabeza agachada. No dice nada. Raquel está como loca. Se va detenida ante el odio de Enrique y Guillermo. Éste la escupe en los pies:
--¡¡por mi madre¡
Y Enrique hace lo mismo:
--¡por mi padre¡
A Raquel se la llevan arrastras:
--¡¡yo no fue. Fueron ellos¡
Y uno a uno Raquel va acusando a sus hombres para tratar de salvarse ella pero lo único que logra es que los detengan a todos.
--¡¡cállate que lo estás estropeando todo¡¡ --Alexander.
Guillermo se siente liberado cuando ve que la reina se va con la policía.
--ya todo pasó.
Enrique se hunde:
--¡¡todo era mentira¡¡ ¡¡perdí al amor de mi vida por nada¡
Emilio pone su mano en los hombros de su hermano:
--el escándalo será internacional. Tu amada lo sabrá. Aún no está nada perdido.
Enrique mira a hermano lloroso:
--¿y de qué me sirve si se casó?
--se puede divorciar por ti.
--perdonad que me meta. pero ¿qué pasará con esa mujer, la que espera un hijo de tu padre?
--creo que sé quién es, una modelo que comenzó siendo una niña. Hace años hubo el rumor que andaba con mi padre pero no te preocupes. Ese bebé no podrá heredar la corona.
--aunque no me creas no pensaba en eso –Guillermo.
Enrique pone su mano en los hombros de su primo:
--ya tienes lo que querías, ya eres rey. Yo voy a abdicar y creo que Emilio te dará una sorpresa.
Rósula está arriba de las escaleras. No puede creer que finalmente ese hombre que tanto rechazó si vaya a ser rey. Guillermo la mira con tristeza, le duele lo que ve en la mirada de ella. Está seguro que ahora sí la podrá tener y no le gusta, no le gusta sentir que lo único que Rósula quiere es ser reina.
Enrique mira hermano:
--¿vas a ser el nuevo rey?¿o lo será Guillermo?
Guillermo lo mira triste:
--no creo que quiera que yo sea el rey.
--te equivocas Guillermo. Eres el nuevo rey. Aunque yo no sintiera nada de lo que sabes lo serias porque yo jamás sería rey. Te lo dije, perdiste tu tiempo conmigo.
Emilio se va.
--de que habla tu hermano?
--me da vergüenza decirlo. Que te lo diga él.
Enrique va detrás de Emilio. Éste se iba a encerrar en su recámara pero Enrique le pone el pie para que no cierre:
--creo que tenemos que hablar.
--no, no creo.
Enrique entra a la fuerza:
--¿qué te pasa con Guillermo?¿es que paso algo entre ustedes?
--No. Ojalá.
--¿y entonces?
--ya no importa. lo único que importa es que él será feliz y tú también, ya no me importa nada –triste.
--No creo que Pippa me perdone. Además es una mujer casada.
Emilio mira a su hermano con cariño:
--no creo que sea tan tonta para perderse al mejer hombre del mundo.
--y ese quién es?
--tú tonto.
Los dos hablan con cariño.
--creí que estabas enfadado conmigo.
--perdóname por meterme en tu vida. Te quiero mucho y ojalá seas feliz.
Enrique lo abraza:
--y tú cuando serás feliz?
--si tú eres feliz yo lo seré.
Los dos hermanos se miran llorosos.

Mientras Rósula y Guillermo se miran. Él sonríe con timidez.
--y ahora qué? --ella.
A él le duele pensar que como rey tiene el camino libre con ella.
--te me vas a regalar? --dice hiriente
Ella lo bofetea, se va ofendida. Guillermo sonríe enamorado.
--será mi esposa pero ¿será que me amará?
Guillermo no puede creer que vaya a ser rey y que vaya a lograr a la mujer por la que tanto ha luchado pero no está seguro de poder alcanzar su amor y eso hace que no disfrute de esa felicidad que podría estar sintiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario