miércoles, 25 de mayo de 2011

capitulo 41


Pippa y Enrique desnudos en el camarote se besan tras hacer el amor. El deseo, el amor, la felicidad se puede ver en los rostros de ambos que lloran de felicidad.
--te amo.
--te amo.
Y unen sus manos y sus bocas, y sus cuerpos una y otra vez. Luego se quedan los dos muy abrazados el uno en el otro. Sienten tanta felicidad que hasta les duele:
--¿dejaste a Aurelio?¿por mí?
--tú sabes que nunca lo quise.
Él la acaricia en el rostro con todo el amor que siente:
--perdóname.
--perdóname tú a mí por casarme por no creer en ti.
--ahora ya todo pasó. Hacemos que si nada pasó.
--Aurelio no me quiere dar el divorcio.
--un papel no cambia nada, que se aferre a ese. Es lo único que lo une a ti.
Ella llora, no se atreve a decirle que espera un hijo.
--¿¿que te pasa? --dice él con cariño-- ya se acabó el dolor. Ahora sólo vamos a ser felices.
Él la acaricia con una dulzura y una voz que aún la lastima más porque él le asegura que todo va a estar juntos toda la vida. Pippa está segura que su felicidad no tiene futuro y decide vivir a máximo el tiempo que dure. La pareja sale a pasear por el puerto. Ella trata de convencerlo para que se vayan a alta mar para revivir su viaje:
--no puedo. Es que voy a tener una hermanito. Traje a la madre aquí para estar cerca. No me puedo ir.
--es que tengo miedo que pase algo que te aleje de mí.
Enrique le pone las manos en las mejillas:
--te amo y daré mi vida por nuestra felicidad. En esta ocasión nadie nos separará.
Y Pippa sufre en silencio porque sabe que dentro de ella crece un bebé que la separará de ese hombre. Y Mientras Enrique y Pippa se besan apasionadamente. Suena el celular de él.
--perdona un momento.
Toma la llamada, se pone muy nervioso:
--ya voy para allá.
--¿ocurre algo?
Enrique está muy ansioso:
--¡¡ya va a nacer mi hermanito¡
--ah, vale.
--vamos, quiero que lo conozcas --dice él con emoción.

Majú da a luz una niña. La pequeña Julia. La mujer llora pensando que podía haber perdido a su bebita, llora pensando en el rey. Entran Enrique y Pippa. Se hacen las presentaciones. Enrique toma a su hermanita con mucho cariño. La besa:
--hola, su tu hermano mayor. y te voy a querer como te hubiera querido tu papa.
Pippa se emociona al ver a su amado tan paternal, le duele que sea de otro el hijo que espera. Enrique pone al bebé en brazos de su mamá. Majú llora, se emociona por estar cerca de su bebé la hija de su amado.
--no quiero que esto se sepa. Quiero que mi hija crezca fuera de palacio.
--tranquila, todo el mundo está demasiado emocionado con la boda del rey, de Guillermo y mi hermano está un poco celoso.
Enrique besa a Pippa con cariño y mirando a la bebita dice:
--algún día tú yo tendremos una niña como esa.
Pippa llora y él cree que es por la emoción. Salen por el pasillo abrazados.
--¿porque no dejas de cuidarte? me gustaría que muy pronto me dieras un hijo.
Pippa está pálida pero no sólo por las palabras de Enrique sino porque ha visto a Aurelio. Éste se acerca a ella angustiada:
--¿¿¡qué le pasó a nuestro hijo?¡¡me asusté cuando me dijeron que te vieron entrar a la clínica¡?
Le pone la en el vientre:
--¿no se malogró nuestro bebito no?
Pippa mira a Enrique llorando. Enrique tiene el rostro desencajado por la sorpresa:
--¿¿¡pero que dice este imbécil?¡
Pippa llora. Esperaba que su felicidad fue más larga. Aurelio mira a la pareja victoriosa y les dice:
-- le has dicho a tu amante que esperas un hijo mío ¿no?
Enrique siente que la tierra se le abre a los pies y a ella le duele su gran dolor. Enrique se siente en una silla. casi no puede respirar.
--perdiste macho --dice Aurelio burlón.
A Enrique le han atravesado el alma con un puñal hirviendo. No tiene palabras. Llora sangre. Pippa se agacha y mira a enamorada a Enrique.
--aqui se acaba todo ¿no.?
Enrique apenas si vida le dice:
--¿¿que es esto. Una crisis matrimonial y te divertiste conmigo?
Aurelio agarra por la cintura a su esposa y le dice:
--así es. No lo pudiste decir mejor.
Enrique llora roto de dolor. Pippa se enfrenta a Aurelio al que empuja para separarlo de ella:
--¡¡No quiero nada contigo¡¡
Aurelio la mira con pena:
--vas a ser la madre de mi hijo.
--¡¡yo no quería tener un hijo tuyo¡¡ --mira a su amado-- él me cambio las pastillas.
Enrique se acerca a Aurelio
--¡¡maldito¡ ¡¿eso es cierto¡¡
--¡¡atrévetelo a negarlo en mi cara¡¡ --Pippa
--¡Sí, es cierto pero yo voy a tener un hijo con ella. Tú tendrás que esperar pero yo siempre seré el primer hombre en su vida. El primero en hacerla madre y ella me recordará como alguien especial¡
--¡¡te voy a matar desgraciado¡
Enrique se lanza sobre Aurelio y ambos inician una dura pelea que acaba con los dos hombres sacados por seguridad. Pippa acaricia a Enrique para rabia de Aurelio que dice:
--¡¡aunque te quedes con ella siempre será mía en parte¡¡mi hijo te recordará siempre que yo fue el primer hombre, siempre estaré en vuestras vidas¡¡
Aurelio se va, Pippa y Enrique se miran llorosos:
--te juro que quería hacerte feliz. Esto es como un castigo, una señal que no debo estar contigo --llora ella.
Enrique acaricia el rostro de su amada con cariño:
--¿tú quieres estar conmigo?
Él la mira muy enamorada y a ella le duele saber que la ama tanto y ella le va a dar un hijo a otro.
--yo sí pero espero un hijo de Aurelio.
--no es eso lo que te pregunto. ¿me amas y quieres iniciar una vida a mi lado?
--si
--pues no hay nada de qué hablar.
--Aurelio no nos va a poner las cosas fáciles. ¿Estás seguro que no te importa que lleve en mi vientre el hijo de otro?
--claro que me duele porque Aurelio será una pesadilla pero ni modo, no seremos la primera pareja que se une después de una ruptura con hijos de otra relación. Yo quería hacer como si tu relación con Aurelio nunca hubiera existido y eso no podrá ser pero nada ni nadie hará que yo deje de amarte.
Aunque la ama su voz suena triste. Pippa lo abraza:
--¡¡perdóname¡¡ojalá me hubieras llevado contigo a tu paí,s habría preferido ser la amante del rey a esto.
y aunque Enrique le dice que no pasa nada ella siente que ese hijo siempre será una herida entre los dos.

1 mes después. Rósula coquetea con Guillermo.
--hasta cuando vas a ser así de frío conmigo?
--es que yo quiero que me respectes. No soy de los que se conforma con un simple polvo.
--pero es que mañana nos casamos. Yo sólo he hecho el amor una vez y me muero por estar contigo.
--Yo también hace tiempo que no me acuesto con nadie y no voy de rogón por la vida. No hagas que me arrepienta de casarme contigo, no hagas que te vea como una cualquiera.
--¡no seas injusto. Tú te habrás acostado con muchas mujeres que jamás has querido¡¡¿¿porqué me condenas a mí por una vez?
Guillermo la mira con tristeza:
--porque yo lo hice por vicio y tú por ambición.
Guillermo se encierra en su recámara del Palacio Real. La que era de Enrique. Llora:
--no me quiere. No me quiere.
Pero él la ama y está decidida a hacerla su esposa:
--pero no será mi mujer. Jamás permitiré que una mujer se acueste conmigo por conveniencia.
Y le duele no poder hacerla suya porque la ama con todo. Rósula acaricia esa puerta:
--yo te estoy empezando a amar y mañana serás mío. Mañana sabrás lo mucho que te amo.
Guillermo sufre sobre su cama por no tener a el amor de Rósula y está ansiosa sobre su cama segura que será feliz con su esposo.

Por otro lado, Enrique y Pippa van a tomar un avión para ir a Catonia.
--te va a gustar mucho mi país.
--No me puedo creer que vaya a una boda real.
--Sé que lo haces por mí. Gracias tengo muchas ganas que conozcas a mi hermano.
La pareja se besa apasionadamente y de repente Pippa siente que algo la desgarra por dentro y grita en los brazos de su amado.
--¿¿¡que te pasa?¡¡ --pregunta el angustiado.
--¡¡mi hijo, voy a perder a mi hijo¡¡ --grita horrorizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario