miércoles, 25 de mayo de 2011

capitulo 34


Guillermo, a pesar de que está muy golpeado, camina hacia el auto de prisa. Rósula trata de alcanzarlo.
--Guillermo . espera.
Guillermo va caminando:
--¿la pelea fue por mi?
Aunque tiene miedo del escándalo, a Rósula la llena de orgullo que dos hombres, guapos y de la realeza, se hayan peleado por ella. El príncipe se para, se gira y va hacia ella. Se para frente a ella. Guillermo la mira con ganas de besarla y golpearla. La mirada agresiva de él llena de rabia y deseo estremece a ella. Levanta la mano y Rósula no sabe si la va a pegar, la acaricia en la mejilla con mucho dolor:
--Ya tienes lo que querías ¡¡ya eres la amante del rey¡ .¿fuiste la amante de mi tío?
Las palabras de él están llenas de dolor, ella ofendida le dice:
--¡¡yo no soy una cualquiera¡
--¿¿y qué quieres que piensa si te le regalaste a un hombre casado?¡¡
--¡¡ese matrimonio no se ha consumado.¡
Guillermo está decepcionado:
--creí que te respectabas más pero eres una mujerzuela.
--¡¡yo era virgen. Enrique fue el primero¡
Ese confesión lastima mucho a Guillermo:
--¿¿¡porqué él y no yo que te amo más que nada?¡ Nadie te amará como yo.
Guillermo la va acariciar pero se aparta de ella mirándola molesto.
--No es nada personal, él es el rey.
Lleno de dolor, Guillermo dice:
--¡¡voy a matar a Enrique¡
--si lo haces te odiaré toda la vida. No sólo no tendrás mi amor si no que te despreciaré hasta que me muera.
A Guillermo le duele que Rósula defienda a Enrique:
--¿tanto te gusta revolcarte con él?
--¡sí y lo pienso seguir haciéndolo.¡
El rostro del guapo príncipe está lleno de lágrimas:
--dime una cosa, si yo fuera el rey ¿el primero habría sido yo?
Rósula no puede negar que Guillermo es tan atractivo como su primo y que le habría gustado acostarse con él así que dice:
--si.
Guillermo la mira muy herido, sin levantar mucho la voz dice:
--¿conoces esa película que se llamó la puta del rey?
Rósula lo bofetea:
--¡¡contigo no se puede¡
Rósula se va y Guillermo le agarra del brazo:
--¡¡dijiste que sólo harías el amor con tu marido¡ ¡¡¡Eres...eres --roto de dolor-- una puta¡
--¡también te dije que haría lo que fuera por ser reina¡
Muy triste y con la voz rota de la pena, Guillermo le dice:
--pues enhorabuena, yo tienes lo máximo que vas a lograr ¡eres la amante del rey¡¡
Guillermo se va a alejar de ella, pero Rósula se pone delante:
--ahora dime una cosa. ¿Fue Emilio el que te fue con el chisme?
--eso da igual.
Rósula está furiosa:
--¡¡que empeño el suyo¡¡ ¡¡está decidido a toda costa a que me case contigo, no me parece normal¡
--no pienses nada raro --dice Guillermo que no le gustaría que Rósula supiera que Emilio lo ama y él se ha estado aprovechando de eso.
--sí, será que me valora poco y no me quiere para su hermano ¿sabes? dijo que si no me casaba contigo me haría quedar ante todos como una puta.
--Emilio dijo eso.?
--sí.
A Guillermo le conmueve
--pero nunca me tendrás. --sentencia ella.
Aunque la ama le dice:
--ya no me interesas, ya no vales nada.
Guillermo le ha hecho sentir a Rósula todo su desprecio. Guillermo se mete en su auto.
--¿¿¡pero este que se ha creído?¡¡

Guillermo llega al palacio de su madre. Obdulia se altera:
--¿¿que te pasó?
--¡¡lo eché todo a perder¡¡ --dice Guillermo furioso con Rósula, con Enrique, con él por haber lastimado a Emilio perdiendo a su único aliado.
Obdulia no sabe lo que ha pasado pero lo bofetea:
--¡¡pues a ver cómo lo arreglas¡¡
Guillermo se va a su dormitorio aturdido.


Enrique ya con las heridas curadas se acerca a la recámara de su hermano.
--¡puedo pasar?
--No?
Emilio está sobre la cama, Enrique entra.
--mira como estás, deja que te cure ese ojo.
Enrique lo trata con cariño pero Emilio lo rechaza:
--¡¡vete¡
--no seas así conmigo.
Emilio mira a su hermano amenazante:
--¡¡pues a ver cómo le haces con la puta de nuestra prima porqué si sé que ni tan sólo la miras me iré y no me volverás a ver nunca¡
--ya te he jurado que jamás me volveré a acostar con Rósula. ahora deja que te cure ese ojo.
--¿de verdad no te acostarás con Rósula?
--te lo juro.
Enrique alza su mano y sonríe:
--te lo juro.
Muy herido, Emilio lo dice:
--lástima que sea tarde.
--No seas así Emilio. Por favor. Sé que soy una basura, pero ¿qué hago?
Emilio lo mira muy triste:
--es que me duele que tú al que tanto quiero haya lastimado al amor de mi vida.
Enrique abraza a su hermano:
--perdóname por haberte herido.
Emilio llora en sus brazos y Enrique no sabe qué hacer para ayudarlo.

Ya es de noche, Guillermo está sobre su cama.
--¡¡ahora debe estar con él¡¡ ¡¡se deben estar revolcando¡¡¡los muy guarros¡
LLora. Piensa en Emilio.
--no me vas a ayudar. Seguro que ahora harás lo imposible por apartarme de Rósula.
Se golpea el puño con rabia:
--¡¡Enrique nunca lastimaría a su hermano. Si Emilio se lo propone lograría separarlos¡
Recuerda el golpe y se culpa así mismo.
--¡¡Emilio es mi única esperanza de lograr mis objetivos. Tengo que hacer lo que sea por quedar bien con él¡¡lo que sea¡
Aunque en el fondo de su alma una voz le dice que no siga jugando con los sentimientos de Emilio su amor por Rósula está por encima de todo.

Por otro lado, Rósula en la noche sale de su recámara y se acerca a la de Enrique. Tiene la mirada encendida:
--nadie me echará a un lado. Nadie. algún día seré la reina de Catonia.
Sonriendo se dispone a entrar. Emilio con la puerta de su cuarto entreabierta la mira con rabia. No piensa dejar que entré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario