miércoles, 25 de mayo de 2011

capitulo 26



Nadie reacciona ante la noticia que les ha dejado caer la reina. Enrique cree que es una pesadilla. Emilio mira a su hermano horrorizado, como él no dice que es un disparate todos piensas que sí tuvieron algo. Emilio se lo recrimina:
--¿¿tuviste algo con esta bruja?¡¡
A Enrique le duele mucho el reproche de su hermano.
--Yo estaba borracho .--dice Enrique que tiene clavada en su mente la escena de cuando Raquel le hizo creer que la violó.
Todos en la sala están perplejo. Rósula ha recuperado el conocimiento en brazos de Guillermo que la mira con cariño:
--están bien?
Él la ayuda a levantarse. Ella está mareada.
--creo que tuve alucinaciones porque lo que escuché no puede ser --Rósula.
Guillermo mira con pena a la princesa porque le duele que sea tan ambiciosa y también le duele verla ahora fracasada. Él va acariciando:
--pues parece que no es una broma. Mi primo era amante de la esposa de mi tío.
Enrique está muy aturdido:
--¡¡no¡ su amante no. Yo estaba borracho y dolido por la muerte de mi papá¡¡¡no sé qué pasó¡ ¡¡sólo fue una vez, la noche antes de irme, por eso me fui para intentar borrar mi culpa¡
Haciéndose la triste y acariciándose el vientre, la reina dice:
--pero la culpa no se puede borrar y de algo tan feo salió lo más hermoso. Lo que yo siempre soñé y tu padre jamás fue capaz de darme¡¡¡un hijo. Un hijo que merece nacer siendo lo que es¡¡¡un príncipe¡¡
Enrique mira a su hermano lloroso que lo mira horrorizado. La mirada de su hermano lastima a Enrique.
--¡te lo juro hermano¡ No me mires así que no soy un monstruo. Te juro que no sabía lo que hacía. No soporto que tú almenos tú me mires feo. Sé que todos me juzgarán pero los demás no me importan¡
Emilio y su hermano se abrazan. Obdulia aplaude y sarcástica dice mirando a la reina:
--muy conmovedor pero querida. Saliste bien mujerzuela.
Enrique y su hermano están abrazados. Raquel se enfrenta a su cuñada:
--¡¡¿¿a quién llamas perdida?¡
--¡a ti¡¡
La tristeza que fingía ha desaparecido del rostro de Raquel y se muestra dura. Enrique se aparta de su hermano y se pone entre las dos mujeres:
--Obdulia, aunque a mí nunca me ha caído bien Raquel ahora ella tiene la razón.
--¡¡se te ofreció cuando recién enterró a su esposo¡ --Obdulia.
Raquel se hace la víctima:
--las cosas no pasaron así.¿verdad Enrique?
Con un hilo de voz y sin atreverse a mirar a nadie dice:
--la violé.
Esta noticia ha causado más impresión aún que la primera. Todos están perplejos menos la reina que sonríe con disimulo. Emilio mira a su hermano:
--¡¡no¡¡ ¡¡eso no es verdad¡¡ ¡¡tú no eres un monstruo¡¡ ¡¡hermano, yo sé que tú no eres capaz de hacer una monstruosidad así¡¡
--sí, fue un crimen lo que Enrique hizo conmigo pero yo lo perdone. Gracias a él tengo lo que siempre soñé. Definitivamente Díos escribe recto sobre renglones torcidos. Sólo él es todo poderoso y sabe porqué hace las cosas. Sus señales a veces parecen extrañan pero este bebé es una señal, Dios quiere que yo siga siendo la reina de Catonia. Es una señal que Dios le da a Enrique. Éste es tu lugar. Tú tienes que ser el rey de Catonia a mi lado y al de nuestro hijo.
Enrique se hunde pensando en Pippa en que la dejó sin decirle nada con la idea de volver a verla. Enrique mira a su hermano muy triste. Le pone la mano en los hombros y le dice:
--me dolería mucho perder tu cariño. Yo estaba borracho. No recuerdo cómo pasó pero yo me hago responsable de todo.
Emilio mira a su hermano con el rostro desencajado por la rabia:
--¿¡¡entonces sí la violaste?¡
Emilio se aparta de su hermano como si fuera un demonio y Enrique dolido le dice:
--sí.
A Enrique le duele el rechazo de todos y más el de su hermano. Rosula bofetea a Enrique:
--¡¡eres un maldito¡¡ ¡¡si querías violar a alguien haberme violado a mí¡
Guillermo agarra a Rósula:
--ahora no es el momento.
El guapo Guillermo mira a su primo con compasión y sorpresa, se mantiene apartado con la furiosa Rósula agarrada. La princesa y la reina se miran desafiantes. La que no está decidida a rendirse es Obdulia:
--¡¡todo esto debe ser mentira. Un truco de Raquel para seguir siendo reina¡¡¡no puede estar embarazada porque por algo nunca tuvo hijos con mi hermano¡¡
--tal vez tu hermano no fue hombre para preñarme --Raquel.
Las cuñadas no escatiman miradas de odio:
--¡¡Carlota en seguida se quedó embarazada¡¡
--es que tu hermano estaba demasiado ocupado con sus amantes como para embarazarme a mí --Raquel.
Enrique de nuevo pone paz entre las dos mujeres:
--Tía, esto va a ser un escándalo. Raquel no puede inventarse una cosa así. Yo sé que la violé y bueno mi padre no la embarazó pero yo sí. Ya no hay marcha atrás hay que ver como enfrentamos esto. Ahora sólo hay que pensar en ese pequeño bebé.
--¡lo mejor es que ese bebé no nazca¡ --Rósula.
--¡¡es que no va a nacer. Raquel tendrá que abortar y exijo que el nuevo rey será mi hijo Guillermo¡¡ --Obdulia.
Rósula mira a Guillermo con sorpresa, el guapo chico sonríe a su amada con timidez. Raquel se enfrenta a su cuñada:
--¡¡nadie me va a arrancar a mi niño¡¡¡antes me matan¡
Raquel se finge una madre amorosa con las manos en su vientre.
--¡¡tendrás que abortar quieras a o no¡¡ ¡tendrás que hacer lo que es mejor para la corona¡¡--Obdulia
Emilio está horrorizado y mira a su tía:
--¡¡es monstruoso querer quitar la vida a un niño¡¡ ¡¡es odioso que queráis que ese niño muera¡¡¡Yo sé que todos hubierais querido que yo me muriera¡¡¡así arregláis las cosas¡¡
Enrique acaricia a su hermano:
--no hables así. Me duele, tu vida es muy valiosa.
Lloroso Emilio dice:
--¡¡y la de tu hijo también¡
Raquel mira a Emilio sorprendido:
--vaya, nunca pensé que el rarito me fuera a ayudar en mis planes --dice para sí.
Guillermo con compasión mira a Emilio y dice:
--que bueno que naciste Emilio y yo como tú pienso que ese bebé debe nacer. Enrique debe casarse con Raquel lo antes posible.
Guillermo sonríe a Emilio que le emociona que lo defienda. Rósula y Obdulia miran a Guillermo con rabia.
--¡¡esa boda será un escándalo¡¡¡nadie la aceptará¡¡ --ambas.
Aunque así nunca podrá ser rey, a Guillermo le interesa que Enrique se case con otra y dice:
--A la gente le encanta los cuentos rosas si ustedes (a Raquel y Enrique) les piden perdón, les dice que se enamoraron. Tú Raquel te puedes presentar como una mujer abandonada. Todos sabían que mi tío ya no te quería y tú Enrique como un hijo atormentado que buscaba en brazos de otras mujeres olvidar a su gran amor, su madrastra. Tú Raquel, Di que mi tío antes de morir te había pedido el divorcio y que tú y Enrique decidieron luchar por ese amor y que al morir mi tío Enrique con culpa se fue, que crea todo el mundo que estabas embarazada ya antes de morir mi tío. Ese bebé llenará de alegría a todo el mundo.
Rósula y Obdulia miran a Guillermo con rabia por la idea. Raquel en plan muy sumisa, mira a Enrique y le dice:
--Yo haré lo que tú me pidas menos abortar. Si tú no quieres a mi hijo me iré lejos y nadie sabrá de nosotros.
--¡¡eso es lo mejor¡ --Obdulia.
Enrique mira a Raquel con pena:
--estoy en deuda contigo. Es mi hijo y tendrá lo que corresponde. Además es lo menos que puedo hacer por ti. Seguirás siendo la reina de Catonia.
Enrique mira a su hermano porque es la única opinión que le interesa aunque es en general que dice:
--si no les importa.
Emilio mira a su hermano. No le hace nada de gracia que se case con Raquel pero dice:
--me hace mucha ilusión que quieras luchar por tu hijo aunque me gustaría que tú fueras feliz pero ni modo. Yo siempre te apoyaré.
--¡¡es una locura¡ --Obdulia.
Enrique acaricia la mano de Raquel y le dice:
--haremos lo que Guillermo ha propuesto si te parece.
Y con una voz tierna y unas lágrimas más falsas que su embarazo, la reina dice:
--lo que tu digas.
--entonces nos casamos. Será sólo civil y discreta, haremos el anuncio mañana y nos casamos este fin de semana.
La reina lo abraza:
--gracias, gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario